José Manuel Acosta

El “Respeto por la Libertad” y la esquizofrenia de la partida de ajedrez

Por: José Manuel Acosta Aguilar

“Para algunos conocedores del deporte de la estrategia y los 64 escaques, José Raúl Capablanca (1888-1942) fue el mejor ajedrecista de su tiempo e incluso de la historia; este cubano campeón mundial de ajedrez desde 1921 a 1927, era conocido por su velocidad y su habilidad al final del juego, tanto así que fue llamado ´máquina de ajedrez humana´. Por unos minutos imaginemos a José Raúl Capablanca, siendo partícipe de un campeonato mundial de ajedrez, está sentados frente a Bobby Fischer (también uno de los mejores ajedrecistas de la historia), comparte con él una partida ardua y épica de la buena estrategia y del talento de las 16 piezas, sólo uno de los dos pasará a la siguiente fase del campeonato mundial. Nuestro buen amigo Capablanca, descubre que a su alrededor otros mundialistas en otras mesas se disputan también un lugar a la siguiente fase. Luego de algunos movimientos ajedrecistas donde los contrincantes estuvieron muy concentrados, Bobby Fischer se acerca en un movimiento peligroso y expresa: “jaque mate”. Capablanca descubre entonces, que por más experto que es en el ajedrez, no pudo conocer ni tener certeza del verdadero movimiento a realizar por su contrario, no pudo tener conocimiento de la voluntad y libertad de decisión de Bobby Fischer. Nuestro amigo Capablanca piensa reflexivo, mientras camina por las calles de la Cuba socialista; ya no se cree más un dios en dicho deporte de estrategia, se reconoce entonces en su conocimiento imperfecto, como un simple deportista más, sujeto a la competencia” (caso creado por el autor del presente texto). 

1535424_10202201711035640_171380876_nEn análisis y utilidad del caso antelado, pensemos en el gran tablero de ajedrez de la “sociedad”, donde cada una de las piezas (personas con derechos, deberes y obligaciones), tienen un principio de movimiento independiente y autónomo. Ciertamente, en la sociedad cada persona toma sus decisiones basándose en sus propias aspiraciones, metas, principios, frustraciones, motivaciones, preferencias, etc.; entiéndase, no obedecen al dios ajedrecista todo poderoso, que ordena desde arriba en el olimpo de su dictadura, eso no funciona, ello no es real (ni adecuado, claro está). Entonces el hombre mal orientado a los sistemas, parece imaginar que puede acomodar y ordenar a los diferentes miembros de una sociedad, con la misma facilidad con la que una mano coloca las diferentes piezas sobre el tablero de ajedrez, no haciendo cuenta que cada una de las piezas (personas con derechos individuales y sociales) tienen un principio de movimiento propio (su propia autonomía y voluntad).

En esta línea, podríamos pensar también en la gran población de personas trabajando en estos momentos en nuestro país, podríamos preguntarnos: ¿lo hacen porque la Constitución Política del Perú así lo establece en su Art 02 inc. 15?, ¿porque el presidente de la República se los aconsejó en sus palabras por fiestas patrias?, ¿porque el legislativo creyó conveniente hacer positiva la Ley de Productividad y Competitividad Laboral (D.S. Nº 003-97-TR)?; NO, las personas trabajan por satisfacer sus múltiples necesidades individuales (personales y familiares), y los empleadores los contratan (en el caso del trabajo dependiente), no porque así lo ordene el Estado o porque tienen un espíritu altruista y gustan de dar trabajo a los demás; No, sino porque aquellos trabajadores les son “productivos”, y todos estos agentes interactúan en un medio y sistema llamado “mercado”, en donde la productividad obviamente es necesaria. Para evitar mayor esquizofrenia es saludable expresar que la existencia de un Estado con funciones mínimas es insoslayable, un Estado fuerte por eficiente (y justo claro está) así como la existencia de ciertas normas laborales que coadyuven a la mejor convivencia de las personas, no que decidan por ellas (entiéndase, que no vulneren sus libertades individuales).

Así por ejemplo en la cátedra, cuando el profesor ordena cómo deben vestirse los alumnos, o que filosofía de vida elegir, o de que orientación sexual ser; cuando el legislador define a través de leyes, que debemos vestir, comer, mirar por tv o escuchar por radio; cuando el Presidente de la República interviniendo en economía de forma desinformada e irresponsable, creyendo que es el “mesías salvador” que todos esperaban, generando costos que asumiremos todos los peruanos, sólo porque el personaje políticamente más poderoso cree que tiene la “verdad absoluta” y que puede decidir por ti y tu economía (lo que nos salvaremos seremos nosotros mismos; nuestra educación, seguridad y respeto de los derechos propios y ajenos); entonces descubrimos que estos catedráticos, legisladores, presidentes y demás, viven pensando como nuestro amigo ajedrecista José Raúl Capablanca; se creen dioses, poseedores de un conocimiento perfecto, capaces de decidir por ti, porque ellos si saben lo que te conviene y te conocen mejor incluso que tú mismo. Claro está, existen catedráticos, legisladores y gobernantes que son la excepción, te brindan la debida información y te acompañan en el camino de la propia reflexión y el propio camino.

Evitemos las esquizofrenias. Personalmente creo que el Estado es muy importante, pero un Estado con funciones mínimas y eficientes (Estado fuerte), no un estado elefantiásico y torpe; uno que no pretenda definirle y ordenarle a la gente que hacer, que vestir o como vivir, NO, un Estado que facilite los niveles de cooperación y vida en pacífica sociedad, entenderemos aquí, un Estado que entienda que la economía es de mercados y las libertades individuales inembargables y propias de las personas; no de juegos de ajedrez. Si la gobernanza tiene naturaleza de partida de ajedrez, antes de la primera jugada, la sociedad se habrá hecho a si misma, jaque mate (en el sentido de atentar contra la sociedad y la persona).

Artículo exclusivo para el Instituto Acción Liberal.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Video IAL

Palabras de Enrique Ghersi a IAL

Biblioteca Liberal

Follow Instituto Acción Liberal on WordPress.com

IAL APOYA

Archivo

Calendario Liberal

enero 2014
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
A %d blogueros les gusta esto: